Comprar quesos franceses y de oveja online

Pese a su proximidad con Francia, conocido como “El País de los Mil Quesos”, donde el Camembert, el Roquefort o el Queso Azul son los reyes de la gastronomía, en España no nos quedamos atrás en lo que a producción quesera se refiere. Nuestro país tiene una arraigada tradición ganadera. Existen diferentes razas de vacas, cabras y ovejas que, por lo tanto, nos dejan una enorme variedad de deliciosos quesos. Está claro que, para los amantes del queso, España es un paraíso y los nuestros nada tienen que envidiarle a los quesos franceses. Ahora, a través de la selección que hemos hecho en La Cuina d’en Garriga, comprar queso online es mucho más fácil. Aquí haremos un recorrido por toda la península ibérica. En nuestra selección hemos incluido los mejores quesos gourmet para que comprar quesos online sea más sencillo ya que, junto a cada producto, hemos incluido una pequeña descripción en la que se describen sus principales características de procedencia, sabor e intensidad. La venta de quesos online es algo que cada vez es más popular ya que nos permite tener en casa, en pocas horas, algunos de los mejores quesos de España. La selección que hemos hecho en la tienda de quesos online de La Cuina d’en Garriga incluye queso de oveja Manchego semi-curado y queso de oveja Manchego curado de Campo de Belmonte (Cuenca), queso de cabra Carrat Bauma, Berguedà (Cataluña), queso de cabra Sant Mateu, de Can Pujol, situado en la comarca barcelonesa del Maresme (Cataluña), queso de oveja Odre Petit, también de Can Pujol, queso de oveja Idiazabal (Álava), queso de vaca Arzúa Ulloa de Galicia y un queso de vaca tan reconocido como el queso de Cabrales (Asturias). Disponemos de diferentes modalidades para la entrega de los quesos. A veces, comprar queso entero puede ser un problema para una persona que vive sola o para una pareja. Por ello también podemos vender el queso en cuñas para que pueda ser degustado en su estado óptimo de sabor y calidad. Cada región, un queso Por supuesto que los quesos catalanes tienen un papel importante en la selección que hemos hecho en La Cuina d’en Garriga para comprar quesos online a través de nuestra tienda virtual. Sin embargo, no podía faltar el queso español por excelencia, el Queso Manchego, ni otras variedades como el queso Idiazabal o el queso asturiano de Cabrales. Una tradición centenaria Durante siglos, las ovejas pastando en los campos y caminando por las Cañadas Reales era algo habitual. La trashumancia es un hecho que se estudia en los colegios como parte de un rasgo distintivo de la ganadería española. En España existen multitud de variedades de quesos y, por lo tanto, infinitos matices que, para los amantes del queso gourmet son un auténtico placer. Aunque uno no sea un auténtico experto en quesos sabrá que existen diferentes variedades y que estas tienen diferentes sabores. Más allá de los gustos y las preferencias de cada uno sabemos que existen quesos elaborados con leche de vaca, queso de oveja, de cabra o con mezcla de leches. En los lineales de venta de quesos podemos encontrar quesos con diferentes grados de curación y que estos resultan en un sabor distintivo. Existen los quesos frescos, quesos curados y quesos semi curados. También hay quesos azules, cremosos o algunos que contienen algún ingrediente que su sabor sea distintivo como la trufa o el pimentón. Un sabor artesano Actualmente, existen fabricantes de queso artesano en muchos rincones de España. Elaborar queso de forma artesanal es algo muy frecuente en muchos lugares de la península y también de Baleares. Por ello, las diferentes formas de elaboración características de cada región han dado lugar a numerosas denominaciones de origen protegidas. En total hay 26 Denominaciones de Origen protegidas de queso en toda España, certificadas por el Ministerio de Agricultura. Se trata de formas tan especiales de tratar el queso que las hacen únicas en el mundo y que incorporan una tradición ancestral que se ha ido transmitiendo de generación en generación. Sus orígenes Los orígenes de la elaboración del queso no son exactos. Algunos apuntan a que comenzó a fabricarse entre los años 8000 y 3000 a. C.. Estas fechas coinciden con las que se estima que las ovejas fueron domesticadas. Sin embargo, como ocurre con los inicios de productos tan ancestrales como el queso, su origen está plagado de misterios e inexactitudes. Dice la leyenda que el queso fue descubierto por un mercante de origen árabe. Mientras éste viajaba en una larga travesía por el desierto, colocó leche en un recipiente de tripa de cordero. Guardar alimentos para el viaje era esencial en estos tiempos donde las posibilidades de conservación eran prácticamente inexistentes. Cuando el mercante fue a consumir la leche vio que esta estaba coagulada y había fermentado debido a las altas temperaturas del desierto y al efecto de la tripa animal. Otros, sin embargo, apuntan que quizás este producto ya se conocía en la prehistoria, aunque este punto no se ha podido verificar. Un método único de conservación Lo cierto es que casi con toda probabilidad, la elaboración del queso surgió como una de las maneras más efectivas de conservar la leche: Aplicándole sal y presión. Así se hacía antes de que se usaran por primera vez los fermentos. Basándonos simplemente en las pruebas que arrojan las excavaciones arqueológicas, lo cierto es que los primeros datos de fabricación de queso se encuentran en murales hallados en tumbas del Antiguo Egipto y que datan del año 2300 a.C., aproximadamente. Estos quesos, lejos de ser muy distintos a los de la actualidad tendrían un sabor fuerte y una textura similar a la que tiene el actual queso feta o al requesón.
La tienda

envío gratuito en compras superiores a 70 eur