Paleta y paletilla ibérica de bellota loncheada

Un sabor memorable se recuerda con los cinco sentidos. A menudo, para muchos, comprar paleta ibérica de bellota surge de una celebración. Cuando aparece una situación excepcionalmente alegre, muchos no dudan en que los momentos memorables perduran a través de todos los sentidos y, por ello, deciden acompañar estos recuerdos degustando el sabor único e indescriptible de un jamón ibérico 100% bellota o de una paleta ibérica de bellota 100%. Sin embargo, son pocas las personas que, sin ser expertos jamoneros, ante la duda, no sabrían proporcionar una diferencia exacta entre jamones y paletas ibericas. En realidad, las diferencias son pocas y son fáciles de explicar. Se trata de dos partes del mismo animal, un cerdo ibérico pura raza alimentado de forma exclusiva con bellotas. El muslo, el jamón, es la parte trasera de este animal mientras que la paleta constituye la parte delantera pero se trata, en cualquier caso, del mismo animal por lo que las diferencias son pocas. Ambas piezas son altamente apreciadas por los amantes del jamón ibérico. El jamón siempre es más grande que la paleta pero el sabor es prácticamente idéntico. De hecho, poca gente sabría diferenciar, en una cata a ciegas, si lo que está degustando es paleta iberica o jamón ibérico. El sabor es muy similiar y algunos incluso prefieren el sabor de la paleta ibérica por su textura ligeramente más carnosa que proporciona una delicada sensación de ser una carne sutilmente más masticable que la carne del jamón ibérico. Sin embargo, es cierto que cada consumidor tiene sus preferencias que le harán decantarse por uno u otro o alternar su consumo. Nuestras paletas ibericas seleccionadas Por ello, en La Cuina d’en Garriga preferimos denominar a las paletas ibericas como jamones pequeños. Hemos hecho una selección de piezas enteras, que van desde los 4,5 a los 5 kilos y también de patas enteras de entre 5 y 5,5 kgs para aquellos que deseen disfrutar del ritual de cortar el jamón en casa. Pensando también en los que no disponen del material para cortar el jamón en casa también disponemos de paleta iberica loncheada, que envasamos manualmente en paquetes de 100 gramos. También, para los que disponen de cortadores mecánicos, disponemos de tacos de 500 gramos. Para aquellos que deseen comprar peleta iberica, disponemos de una selección de paletas de bellota 100% ibérico, Cinco Jotas; paletas de bellota 100% ibérico, de la reserva especial de La Cuina d\'en Garriga y, también, paleta de jamon de Extremadura y Los Pedroches. <>. Un proceso centenario y artesanal Tal y como ocurre con el proceso de elaboración del jamón, la curación de la paleta iberica es completamente natural y se ha continuado haciendo de la misma manera desde hace siglos. La curación es la extracción de la totalidad del agua de la pieza, en este caso de la paleta iberica de bellota. Tal y como ocurre con las piezas de jamón ibérico, el proceso de curación se inicia utilizando tan solo un ingrediente tan básico y esencial como la sal y la maestría de los bodegueros y los expertos en los secaderos. Mientras que un jamón puede estar curando entre dos y cuatro años e, incluso, hasta seis, en función del peso; en general, la paleta delantera es más pequeña. Esto quiere decir que la paleta jamon ha necesitado menos tiempo de curación. El minucioso proceso artesanal continúa en bodega y en los secaderos ya que cada pieza, una a una, se va cambiando de ubicación en función de la destreza de los bodegueros que, por el aspecto de las piezas de las paletas ibéricas deben decidir cuál es la ubicación óptima para continuar su proceso, recibir lo mejor de las brisas de los microclimas donde se curan y que, al finalizar el proceso, el resultado sea una paleta ibérica de bellota excelente. Una oda a la paciencia y la pasión Una vez comienza el proceso de elaboración del jamón entra en juego la figura del perfilador. Él es el responsable de marcar los jamones recortados para poder realizar un control exhaustivo de calidad durante el proceso. De su destreza depende retirar la cantidad exacta de grasa para garantizar un jamón jugoso. Algo que requiere delicadeza y experiencia. Posteriormente llega el momento de la salazón. Cada pieza se entierra, individualmente, en sal. En este punto, calcular el peso exacto de cada paleta iberica es fundamental. La cantidad precisa para cada pieza asegurará un resultado excelente una vez finalice todo el proceso. Durante el secado, las paletas ibericas son vigiladas de forma exhaustiva. El viento que sopla en las zonas productoras de jamones y paletas ibericas permite que durante el proceso de secado los jamones reciban todos los beneficios de unas zonas naturales sin precedentes donde alcornoques, encinas, robles y quejigos dibujan un paisaje majestuosos. Antes de que los jamones lleguen al consumidor, deben pasar un último y minucioso control, el del maestro bodeguero. Muchas veces trabaja de forma simultánea con el calador, que realiza un control en cuatro puntos de cada pieza. El olfato del calador es esencial para determinar si una pieza es excelente o no ya que en cada una de las paletas ibéricas pueden llegar a percibirse centenares de aromas. El último paso al comprar paleta iberica de bellota es contar con la habilidad y destreza de un cortador experto. Un corte preciso influye, sin duda, en el sabor final. Un cortador experimentado es capaz de potenciar cada uno de los matices de la paleta ibérica de bellota. El corte debe ser fino, casi trasparente al observarse contra una fuente de luz y del tamaño adecuado para que pueda consumirse en un solo bocado. Es, sin duda, uno de los momentos donde el poder mágico y evocativo de la gastronomía llegan a la cumbre.
La tienda

envío gratuito en compras superiores a 70 eur